Como prometí, ambientazo el sábado en Piccadilly. Se presentaba suave…fin de  semana de Agosto: pueblos, playa… Zaragoza vacía.

La cosa fué cogiendo ritmo….el que entraba se quedaba y los clientes fueron los protagonistas acompañando durante toda la noche y sin parar de bailar. Movieron los pies como posesos y estuvieron hasta el final de la fiesta dándolo todo, el personal de la  barra también mantuvo el ritmo alto y profesional.

Gracias a las visitas: Julio,  Sandra y al equipo Piccadilly: Tony y Nacho,  gracias por el trato.

 

Screenshot_20160901-132104

20160828_012843

20160828_035430

20160827_231325

Screenshot_20160828-091258

Screenshot_20160828-091155